• 用户名 :

    User Name

  • 密码 :

    Password

Home>Articles>Tour around China
Spanish

成都,让人流连忘返的闲适之都

中西对照版 2018年第6期 何有良 2019-07-01

位于中国西南部的成都,历经三千年的风风雨雨,从未更名改姓,数世纪来一直保留着“成都”这个名字。“广袤平原上的美丽之城”是探险家马可·波罗( 公元1254—1324年 )笔下的成都,城内流淌的河流和伫立于河水之上的座座桥梁深深地震撼到了这位威尼斯游者。作为四川省省会,成都也是高科技和经济中心。在这座古老的城市内,居住着约1600万的人口。因为这里全年适宜的气候、热情好客的当地人和生活在此地的代表性动物大熊猫,成都成为了中国人流连忘返的旅游胜地。

四川,从古至今一直被中国人称为“富庶之地”。公元前四世纪建立于此的成都不仅是这片土地上规模最大的城市,也是整个中国最古老的城市之一。成都位于成都平原,拥有地处北纬30度以及介于450到720米之间的平均海拔优势。成都北面连接龙门山脉,南面与云贵高原毗邻,东面依靠着龙泉山,而西面则被邛崃雪山相拥。若自上向下俯视,展现在我们面前的是镶嵌在富饶平原上被绿色植被覆盖、由丰沛降水形成的多条河流滋养着的山谷。

在游客选择成都的众多理由中,有一项便是这里的温润气候。尽管气温高低起伏,但成都全年平均气温却保持在20摄氏度。在最寒冷的一月,平均气温也不低于3摄氏度;而在最炎热的七月和八月,最高平均温度也仅仅是30摄氏度。得天独厚的自然条件使得成都成为旅游胜地,并让其赢得了“天府之国”的称号和些许神秘的色彩。而这都源于亿万年前形成的古老山峰所赋予成都的独特地形和面貌。

交子,被认为是历史上最早的纸币

两千五百年前的战国时代(公元前475—前221年),蜀国(公元前1045—前316年)第九世开明王将都城迁于成都。根据周王迁岐典故“一年而所居成聚,二年成邑,三年成都”的伟大计划,得名成都,并自此保留未经改变。成都的市花为芙蓉,因此人们还称成都为“蓉城”。自公元四世纪始,成都便是四川蜀地的首都和政治中心。成都西北30公里外发掘的三星堆遗址,为我们展现了三千多年前古老蜀国的印记。“九天开出一成都,万户千门入画图”诗句中美如图画的成都是唐代著名诗人李白(公元701—762年)笔下描写的城市。

随着历史的演进和时间的变化,城市的人口也在成倍增加。根据最新数据统计,成都现拥有约1600万居民。从新的统计数据来看,拥有与波多黎各相似的14378平方公里地域面积的成都,已经成为了中国西南第二大人口高密度城市。为了深入地体验这座城市的历史和习俗,没有比漫步于其著名街巷更好的选择了。其中著名的街巷之一便是锦里古街。锦里是成都最古老的商业街,也是成都最古老的金融动脉。在这里,人们可以深切地感受到文化和民俗的完美融合。在寓意“美丽明媚”的锦里古街,世界上最早的官方纸币交子开始流通使用。宋代(公元960年—1279年)天圣元年(公元1023年),交子诞生在成都并延续了将近800年的使用历史。

成都自古以来便防洪治涝

水城

从成都出发,便是丝绸之路的南段路线。因此,在那段时期,成都也变成了连接中国与其他国家的文化桥梁。第一个走完这段路线的欧洲人,正是我们熟知的伟大旅行家马可·波罗。十三世纪,马可·波罗穿越陡峭艰险的群山峻岭,经历无数艰辛磨难,最终到达这座繁荣喧闹的城市。当这位探险家漫步在繁闹的街市,目睹河边来来往往的船只,看到商船穿过的一座座桥梁和街道上移动的人山人海,禁不住虔诚地感谢上帝,让他得以有幸亲眼见证同他家乡一样的水城。感谢这位来自威尼斯的探险先驱,成都成为欧洲文艺复兴时期最早被知晓的中国城市之一。

锦里古街

汇聚于此的锦江、府河、沙河以及古老的都江堰灌溉系统为成都提供了丰富的水资源和水源保障。都江堰工程对洪水的治理和掌控,从公元前三世纪设计建成开始便从未停止。都江堰对河水进行分流,将岷江的部分水源通过水渠引到成都平原。此项水利工程有效地避免了每年由于积雪融化引起的河流水位上涨而造成的洪水。因此,2000年都江堰水利系统和青城山被联合国教科文组织评定为世界遗产。同都江堰一起入选的青城山也位于成都。青城山共有36座山峰,是道教发源地之一,拥有众多与道教起源相关的古老寺庙。

乘坐水上游艇,可以到达另外一个不能错过的成都景点—乐山大佛。乐山大佛位于岷江、青衣江、大渡河的三江交汇处,凿刻于栖霞峰山体上,是唐代(公元618—907年)开始修建的巨型佛像。乐山大佛是现今世界保存下来的最大弥勒佛雕像。让人叹为观止的佛像和周围秀美的峨眉山景观二十多年前便被世界组织评选为世界文化遗产。

大熊猫繁育基地

在风景如此优美、气候如此适宜的城市,我们一点儿也不会意外在这里遇到大熊猫。大熊猫是地球上最古老的哺乳动物,它有两个亚种。根据最新的科学研究,大熊猫被认为是异于熊的属类。不论对大熊猫进行怎样的自然分类,这个憨态可掬的动物早已成为中国的象征,代表着不同民族间的和谐及友谊。中国政府将大熊猫赠予邦交国家以示国家间的互爱互助,并以圈养的方式增加世界上大熊猫的数量。得益于人们为其保护繁殖所作出的巨大努力,如今大熊猫的受威胁等级已从“濒危级”下降为“易危级”。

在现存的两千多只野生大熊猫中,有80%栖息在四川省。为了更好地保护大熊猫,上个世纪八十年代中国建立了两处大熊猫景区:唯一坐落于都市内的成都大熊猫繁育研究基地,以及面积覆盖20万公顷的四川卧龙大熊猫自然保护区。这两处景区每年都会迎接来自世界各地的游客。除了近距离观察大熊猫,人们也可以触摸它们并和它们互动。四川卧龙大熊猫自然保护区是四川大熊猫栖息地的一部分。四川大熊猫栖息地由7处自然保护区和9处风景名胜区组成,并于2006年被联合国教科文组织评定为世界自然遗产。

令人惊讶的是,现今被世人熟知的大熊猫在1869年才被西方世界知晓。1936年,美国时装设计师露丝·伊丽莎白·哈克尼斯将第一只成活的大熊猫带出中国。当时的露丝既没有将大熊猫锁在笼子里,也没有给它带上脖套,而是双手抱着这只熊猫离开了中国。自此开始,人们对于这种古老动物的喜爱传遍整个世界。大熊猫的形象也以不同的艺术方式出现在人们的生活中:电影、图标、图片、雕塑、装饰物等等。最有名的是大熊猫晶晶,因为以它为原型创作的五只奥运福娃被选为2008年北京奥运会的吉祥物,为此晶晶成为了家喻户晓的明星大熊猫。

高科技创新中心

经济方面,这座飞速发展的城市在中国乃至世界都占据了重要的位置。根据美国最有影响力的布鲁斯金学会的研究,成都因其高超的经济增长率成为排名世界第三的全球大都市。这所美国智库通过比较生产总值、购买力以及就业率对全球300多个大都市进行排名。成都以其高速的发展、高达5.9%的就业增长率和7.2%的人均生产总值增长率,成为仅次于美国圣何塞和爱尔兰都柏林之后排名第三的大城市。

四川成都拥有先进的科技创新区,所以2016年被誉为世界创新城市。在这里聚集着将近83000家高新技术企业。在成都的南部,介于三环和四环之间,坐落着高新技术园区。园区内有超过1300家公司,其中有281家是《财富》500强企业。园区内最有名的建筑大概是新世纪环球中心了。新世纪环球中心占地170万平方米,是世界上建筑面积最大的建筑。除了作为会议中心,这里也聚集着众多商店、水族馆、滑冰场、酒店甚至大学。

正是因为成都的卓越地理位置和上述提到的各个方面,成都成为了西部大开发项目的龙头。西部大开发项目开始于2000年。20年后的今天,西部人民的生活水平已经得到了空前的改善,该地区也成为了外国投资的热点。中国西部代表着中国71%的国土面积和将近28%的人口分布。西部大开发战略涵盖四川在内的6个省、5个自治区和直接归属中央政府管辖的拥有3千万人口的重庆市。除了经济的发达和技术的领先,西部拥有众多的自然能源和矿产资源,也是众多游客的旅行目的地。

精致生活

无论经济如何发展,也无论各种数据指数如何增减变化,成都人民每天的生活一早便拉开序幕。成都人日复一日地践行着他们特有的生活传统。其中一项便是在街边成百上千家茶馆里吃早餐。旅游指南形容成都为“茶爱好者的天堂”,这么说一点儿也不夸张。因为茶馆数量众多,我们甚至能在公园最隐蔽的地方找到古老的茶馆。在这里,你能真正地体会到生活气息。在茶馆品着拥有丰富抗氧化成分的茶,吃着富含矿物质、维他命和蛋白质的干果,成都人民便是这样享受他们简单而闲适的生活。

成都大熊猫繁育研究基地、2008年北京奥运会的吉祥物、设计师露丝·伊丽莎白·哈克尼斯

如果仔细地查找史料,便会发现最古老的茶馆早在两千多年前就出现在四川。茶在中国有非常渊厚的历史和人文基础,这点儿在成都尤为突出。成都人将休闲娱乐与茶紧紧地联系在一起。一张方桌,一把竹椅,不论是成都本地人,还是外地游客,都可以悠闲地在茶馆里一边喝当地人最爱的茉莉花茶,一边享受成都闲适的时光。

成都真正的美食不局限于调味特色,而是坚持追寻美食味觉上的“鲜、重和辣”。美食专家们称其为“百菜百味”,因为它包容着颜色、形状、味道、香气各色的丰富食材。

在成都众多美食中,绝对不能错过的是沿街叫卖的各色小吃。从早到晚,不论阴雨或骄阳,在小贩们喧杂的叫卖声中食客闻香而来。在数不清的特色小吃中,不得不提的是香甜软糯的赖汤圆、荔枝巷的菜肉钟水饺和洞子口的马红薯以及张凉粉。

Chengdú, la idílica ciudad de la que nadie se quiere marchar

Chinese-Spanish No.6 2018 Germà Arroyo2019-07-01

La tres veces milenaria Chengdú, situada en el centro-oeste del territorio chino, conserva su nombre a través de los siglos de historia. Descrita por Marco Polo como una bella ciudad en tierra llana, al veneciano le sorprendió la importancia fluvial y el encanto de sus muchos puentes sobre el agua. Capital de la provincia de Sichuan, y enclave económico de alta tecnología, concentra una población que roza los 16 millones de habitantes en su área de influencia. Y se ha convertido, además, en el destino preferido del turista nacional por su buen clima durante todo el año, la reconocida hospitalidad de sus gentes y por albergar al panda gigante, otro de los símbolos de este idílico lugar del que nadie se quiere marchar.

Establecida en el siglo IV a. C. en Sichuan, una provincia a la que la historia china nombra como “la tierra de la abundancia”, Chengdú no solo es la ciudad más grande de esta vasta zona sino que es una de las más antiguas urbes de todo el país. Ubicada en una amplia llanura en la privilegiada latitud de los 30º norte, con una altitud media entre 450-720 m sobre el nivel del mar, el área geográfica sobre la que se asienta limita al norte con la cordillera Longmen, al sur con la meseta de Yunnan-Guizhou, al este con las montañas Longquan, y al oeste con la sierra Qionglai. A vista de pájaro, su perfil físico muestra un valle cubierto de verde, insertado en una fértil planicie a la que nutren diversas cuencas fluviales mantenidas por generosas lluvias.

Entre los atractivos que brinda Chengdú al visitante se encuentra un clima cálido y húmedo. La variación anual media entre las temperaturas más frías y las más calurosas se sitúa en 20º C, con un promedio mensual que no baja en enero de los 3º C y que no alcanza de media mensual máxima los 30º C en julio y agosto. Estas características, entre otras, han hecho de esta población la actual meca del turismo nacional y le han servido para ganarse el apelativo de paradisíaca, al que algunos añaden también el de misteriosa. Puede que sea ello por sus ancestrales montañas, surgidas hace cientos de  millones de años, y que le han otorgado una especial fisonomía a su orografía.

No tan lejano en el tiempo, aunque hace todavía unos 2.500 años, Kaiming IX soberano del Reino de Shu, durante el periodo de los Reinos Combatientes (战国, 475-221 a.C.), convirtió a Chengdú en capital con el premeditado plan de “construir una villa el primer año, un pueblo en el segundo, y una ciudad en el tercero”. Este rey fue quien le dio el nombre que aún hoy ostenta esta vigorosa metrópoli que tiene por símbolo a la flor del hibisco y la que también recibe el título de ser “la ciudad del brocado”. Desde el siglo IV a. C., pues, Chengdú ha sido la sede del gobierno de Sichuan y su destacada capital. Las excavaciones de las ruinas de Sanxingdui, a unos 30 km al noroeste, dan cuenta del primer asentamiento urbano del vetusto Reino de Shu hace unos tres milenios. El famoso poeta de la dinastía Tang (唐, 618-907), Li Bai (701-762), la describió como una ciudad excavada en el Noveno Cielo que se asemeja a una bella imagen a la que puntean miles de hogares.

Esa cifra, con el devenir de los siglos, se ha multiplicado exponencialmente y ahora, según las últimas estadísticas de población, ronda los 16 millones de habitantes. El dato supone la segunda mayor concentración humana del suroeste chino para quienes viven en un área de influencia subprovincial de 14.378 km2, equivalente al territorio de la isla de Puerto Rico. Para sentir el peso de la historia y de la tradición en esta ciudad, nada mejor que dar un paseo por una de sus calles más famosas. Jinli es la arteria comercial y de ventas más antigua y aquí se respira el cálido ambiente que brindan el folklore y la idiosincrasia cultural. En Jinli, cuya traducción podría ser “bello y brillante”, empezó a circular el jiao zi, considerado el primer papel moneda de la historia que se imprimió como billete oficial en todo el mundo. Fue en Chengdú, durante el primer año del reinado de Tian Sheng de la dinastía Song (宋, 960-1279), y su circulación se ha mantenido casi 800 años en el territorio de Sichuan.

Ciudad del agua

Desde esta villa se iniciaba el recorrido de la Ruta de la Seda en su vertiente meridional y es por lo que Chengdú se convirtió en un puente cultural entre China y las diferentes civilizaciones del mundo en aquella época. Fue precisamente el incansable viajero Marco Polo el primer europeo en completar dicho recorrido. Al atravesar sus escarpadas montañas y profundos valles, tras vivir incontables calamidades, arribó a esta bulliciosa y floreciente urbe en el s. XIII. Al pisar sus calles y contemplar el ir y venir de barcos en sus ríos, los diversos puentes que los atravesaban, así como al gentío que formaba una corriente humana sin fin; no pudo menos que dar gracias a Dios por haberle regalado la vista de una “ciudad del agua” como la suya en la que se sentía como en casa. Gracias al precursor veneciano, Chengdú fue una de las primeras ciudades chinas que se conocieron en la Europa del Renacimiento.

Su situación en la confluencia entre los ríos Jin, Fu y Sha le ha abastecido de abundante agua gracias al antiguo sistema de irrigación de Dujiangyan que ha sido clave en su desarrollo. El dominio de las inundaciones, diseñado en el siglo III a. C., funciona sin interrupción desde su creación. Gracias a una bifurcación del cauce, una parte de las aguas del río Min Jiang se deriva hacia un canal que las conduce hacia la planicie de Chengdú. Esta construcción contiene los anuales desbordamientos causados por el aumento del caudal del río tras el deshielo. Esta obra hidráulica fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en el año 2000 conjuntamente con la cordillera Qingcheng. Esta elevación, que concentra 36 cumbres, es uno de los orígenes del taoísmo y posee toda una serie de antiguos templos que conmemoran el nacimiento de esta doctrina.

El agua, a través de una recomendable travesía en un crucero, lleva también a una atracción ineludible. Se trata del Gran Buda de Leshan, que se halla en las confluencias de los ríos Min, Qingyi y Dadu, y que está tallada en la propia roca del acantilado Qi Xia. Representa una impresionante estatua que se construyó durante la dinastía Tang (唐, 618-907). Actualmente se la reconoce como la figura más grande del Buda Maitreya en piedra en todo el mundo. La gigantesca escultura, junto con el paisaje panorámico del monte Emei, integra también la lista del Patrimonio de la Humanidad de la mencionada organización internacional desde hace más de dos décadas.

Reserva del panda gigante

No es extraño que en este atractivo lugar, con las ya inmejorables condiciones ambientales y climáticas descritas, viva uno de los mamíferos más antiguos que aún hoy resisten en la Tierra. Se trata del panda gigante, con sus dos subespecies, al que las recientes investigaciones científicas ya no consideran un oso. Más allá de las clasificaciones naturalistas, el entrañable animal se convirtió hace tiempo en el emblema nacional de China y en un pacífico símbolo de amistad y armonía entre los pueblos. De hecho, y durante algún tiempo, el gobierno chino adoptó la costumbre de regalar algún ejemplar de esta especie a países aliados como símbolo de hermandad y cooperación mutua; y para favorecer también su reproducción en cautividad al tiempo que aumentaba su población mundial. En la actualidad, y gracias a una intensa labor de recuperación y conservación, el panda gigante ya no se encuentra en peligro de extinción sino que se le considera vulnerable.

La provincia de Sichuan concentra el 80% de los dos millares de pandas que todavía existen en la actualidad. Para su cuidado y protección se abrieron en la década de los años 80 del pasado siglo dos lugares de especial interés: el Centro de Investigación de la crianza de pandas gigantes de Chengdú, el único del mundo situado en un área metropolitana; y la Reserva Natural Nacional de Wolong, que es la de mayor extensión con sus 200.000 ha. Los dos sitios reciben multitud de visitas cada año y en ambos, además de poderlos ver de cerca se puede, incluso, interactuar y tocarlos. La reserva de Wolong forma parte de los denominados “santuarios del panda gigante de Sichuan”, una red de siete reservas naturales y nueve parques paisajísticos declarados en 2006 Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Hasta 1869, sin embargo, no se conoció a este animal en Occidente y la primera salida de China de un ejemplar se debe a la diseñadora de moda norteamericana Ruth Elizabeth Harkness (1900-1947) quien, en 1936, llevó el primer panda gigante vivo a los Estados Unidos no en una jaula o con una correa sino en sus brazos. A partir de ahí, al principio en ese país y posteriormente en el resto del mundo, comenzó la afición y el cariño que se profesa a esta ancestral especie y que ha impregnado la cultura popular en forma de películas, disfraces, logotipos, pinturas o esculturas, entre otras manifestaciones artísticas. Uno de los más famosos fue Jingjing, el panda gigante que sirvió como mascota de los Juegos Olímpicos de Beijing en 2008.

Centro de innovación y tecnología

Por cuanto hace al progreso económico, esta desarrollada capital se ha ganado por derecho propio una privilegiada posición en China y en el resto del mundo. Recientemente, y según la prestigiosa institución Brookings, se encuentra clasificada como la tercera mejor economía urbana en términos de crecimiento. Dicha entidad, un think-tank estadounidense, comparó criterios como los datos de Producto Interior Bruto (PIB), poder de compra y empleabilidad entre poblaciones de las 300 mayores economías metropolitanas. Chengdú aparece como una de las ciudades con mayor margen de progreso, con un crecimiento de la empleabilidad del 5’9% y una media de crecimiento del PIB per cápita del 7’2%, alcanzando el tercer lugar en los rankings generales solo por detrás de San José (California, EE. UU.) y Dublín (Irlanda).

La capital de Sichuan concentra una zona tecnológicamente puntera y de innovación que, tan cerca en el tiempo como en 2016, se la designó como la ciudad internacional más innovadora. En Chengdú se cuentan hasta 83.000 empresas que se dedican a la ciencia y la tecnología en su zona metropolitana. De hecho, en el sector sur de la urbe, entre la tercera y la cuarta circunvalación, se ubica la Zona de Desarrollo de Alta Tecnología, un moderno polo de innovación donde se han instalado más de 1.300 empresas, de las cuales más de 150 pertenecen a la famosa lista Fortune 500. Una de las construcciones que destaca en este distrito es el New Century Global Center que, con sus 1,7 millones de m2 es el edificio más grande del mundo por superficie. Además de poseer un centro de convenciones, en su estructura conviven tiendas, un parque acuático, una pista de patinaje sobre hielo, un hotel y hasta una universidad.

Por todo ello, y por su excepcional posición geográfica, se ha convertido en punta de lanza del programa del “Gran Desarrollo del Oeste”. Unas actuaciones, que se iniciaron en el año 2000 y que han cristalizado, casi dos décadas después, en una evidente mejora del nivel de vida de esta región, así como en un destino privilegiado de la inversión extranjera. La parte occidental de China ocupa dos terceras partes de su territorio y su población representa casi una cuarta parte del total nacional. Este ambicioso plan implica a 6 provincias, incluida Sichuan, a las 5 regiones autónomas y a Chongqing, un municipio subordinado directamente al gobierno central y que tiene una población que sobrepasa los 30 millones de habitantes. El oeste chino es rico, también, en yacimientos minerales, recursos energéticos y turísticos.

Refinada calidad de vida

Más allá del desarrollo económico, y de todos sus indicadores estadísticos, la vida en Chengdú alza el telón todos los días y sus moradores evidencian un gusto por una existencia refinada. Una de las primeras costumbres que tienen es la de desayunar en una de las centenares casas de té que abarrotan sus calles y avenidas. La ciudad figura en las guías turísticas como un destino imprescindible para los amantes del té y no suele decepcionar. Estos establecimientos, algunos de ellos muy antiguos, se esconden en bellos parques y jardines. Aquí se respira el verdadero ambiente popular con la costumbre de combinar la alta carga de antioxidantes del té en conjunción con los minerales, vitaminas y proteínas de los frutos secos, que es típica de quienes aquí viven.

Si se rebusca en la historia, se comprobará que las primeras casas de té en China se originaron en Sichuan hace más de dos milenios. Esta bebida tiene un fuerte arraigo histórico y patrimonial y, en particular en Chengdú, sus gentes lo toman para relajarse y solazarse con su buen gusto. En confortables sillas y hamacas hechas de bambú, clientes habituales y turistas pueden disfrutar de una escena típica en estos lugares donde el favorito de esta ciudad es el té de jazmín.

La auténtica gastronomía de Chengdú no se basa solo en la fortaleza de su marcada condimentación, sino que persigue el principio culinario de “fragancia fuerte, fresca y, al mismo tiempo, picante”. Los expertos se refieren a la cocina local como la de “cien platos, cien sabores”. Se hallará entonces una amplia selección de ingredientes así como de colores, aromas, formas y, sobre todo, sabores.

Entre otras exquisiteces, no sería bueno irse de aquí sin probar alguna de sus variadas e innumerables delicias que los vendedores ambulantes pasean por sus calles. Desde la madrugada hasta el anochecer, no importa si llueve o hace sol, su fragancia y la voz de los mercaderes para atraer a quienes los prueban sobresalen entre el bullicio. Los platos más famosos son el lai tangyuan (bola de arroz glutinoso de Lai) en la calle Zongfu; el zhong shuijiao (rellenos de carne picada o verdura enrollados en una masa fina y delgada de Zhong) en el callejón de Lizhi; o el ma hongshu (batata de Ma) y el zhang liangfen (mermelada de almidón de Zhang) en Dongzikou.

Score:

Favorite

本网发布的所有文章、图片,如涉及侵权,该侵权行为导致的一切法律不利后果由文章、图片提供者(作者)本人承担,与国家汉办《孔子学院》院刊编辑部、网络孔子学院无关。

Share:

Similar Articles: more

Kunming, la ciudad de las mil caras

La perla de Kunming: el extenso lago Dian

تشنغتشو: مدينة تجذب القطارات

아미와 청성